Cremas Naturales para la Psoriasis

Por favor comparte el artículo

La psoriasis es una enfermedad compleja ocasionada por la debilitación de la piel ante diversos ataques enviados desde el sistema inmune. En un estado natural la piel tiene la capacidad de regenerarse alrededor de un mes, pero mientras es atacada por el sistema inmune, el tiempo de regeneración se reduce a solo días.

En este sentido, la piel pierde la capacidad de regenerarse tan aceleradamente y las capas nuevas se acumulan junto con las más viejas tornándose rojizas y con escamas. Esta acumulación adquiere forma de lesiones redondeadas que pueden provocar picazón, ardor y en muchos casos dolor.

Tratamiento de la psoriasis

cremas naturales para la psoriasis

El tratamiento para la psoriasis consiste en la aplicación de tratamientos de uso tópico con composición de esteroides. Aunque en casos avanzados y lesiones severas de psoriasis los especialistas optan por aplicar medicamentos de consumo oral o inyectables.

Por lo general, el tratamiento en cremas ayuda a controlar la comezón, disminuir la lesión y a mantener la piel hidratada. Pero la composición de las cremas recomendadas no surte efecto en algunas personas, o provocan reacciones adversas.

En estos casos, hay quienes optan por usar tratamiento de origen natural que brinda resultados similares sin efectos adversos o contraindicaciones. Muchas plantan son beneficiosas para tratar la psoriasis y pueden aplicarse como cremas sin necesidad de ser ingeridas.

¿Cuáles son las cremas naturales para la psoriasis?

Las cremas naturales para la psoriasis son una excelente alternativa porque ayudan a mantener la piel en un estado de equilibrio y a combatir las incómodas escamas. Pero sobre todo, son muy efectivas para reducir las lesiones. Aquí tienes 3 excelentes opciones:

Crema de sábila

La sábila es una planta conocida por sus incontables propiedades curativas; entre ellas su poder regenerativo, hidratante y antioxidante. Su uso para atacar a la psoriasis es muy importante porque esta planta ayuda a restituir valores nutricionales que la piel ha perdido durante la formación de capas en la piel.

Receta:

  • Pelar una hoja de sábila y triturar o licuar el cristal hasta que solo quede un gel espeso. Añadir en un recipiente de vidrio con tapa y aplicar un chorrito de aceite natural, preferiblemente aceite de aguacate o aceite de olivas, revolver, tapar y mantener refrigerado hasta su uso.
  • Se puede aplicar dos veces por día, empleando preferiblemente encima de las lesiones y extendiendo hasta cubrirlas totalmente. Se deja actuar por un tiempo considerable, de al menos una hora, y retirar con un paño húmedo limpiando las escamas que se han levantado sin frotar demasiado.
  • El contenido de envase debe mantenerse en el refrigerador para conservar la consistencia del contenido y para que surta un efecto refrescante al momento de a aplicación.

Plátano y avena

Una de las propiedades del plátano es su alto contenido en antioxidantes y minerales que resultan beneficiosos para la piel y su cuidado.

Por otro lado, la avena es un cereal con alto contenido en vitaminas del tipo B; incluidas B1, B2, B5 y B6. Estas vitaminas contenidas en la avena ayudan en la protección de la piel y en el restablecimiento de la salud de la misma.

Ingredientes:

1 plátano
1 cucharada de aceite natural
6 cucharadas grandes rasas de Avena triturada

Receta:

  • Triturar el plátano hasta formar una pasta homogénea sin grumos. Humedecer la avena en hojuelas y revolver hasta crear una mezcla pegajosa. Mezclar la avena con el plátano y aplicar el aceite natural -puede ser oliva, caléndula, aguacate o cualquier otro aceite natural esencial.
  • Colocar el contenido en un recipiente y preservar en la nevera. Puede aplicarse en las lesiones cuando los síntomas estén presentes para refrescar la piel o como tratamiento restaurador, por lo menos tres veces por día.

Aceite de oliva y cúrcuma

La cúrcuma es un antioxidante y antiinflamatorio de origen natural muy potente y el aceite de olivas es rico en antioxidantes lo que favorece en gran medida la regeneración y protección de la piel. Además de que contribuye en la hidratación de los tejidos de la epidermis.

Ingredientes:

4 cucharadas de cúrcuma en polvo.
2 cucharadas de aceite de olivas.

Receta:

  • Mezclar la cúrcuma con el aceite de olivas hasta crear una mezcla homogénea cremosa. Luego de su refrigeración, aplicar en las zonas de la piel afectada por la psoriasis. Puede aplicarse dos o tres veces por día.
  • Se puede preparar tanta mezcla como sea requerida, considerando que la cantidad de cúrcuma siempre debe duplicar la cantidad de aceite. Aunque, puede agregarse más aceite para suavizar la mezcla.
Cremas Naturales para la Psoriasis
Califica el Artículo

Por favor comparte el artículo